Nov 25, 2019 / by admin3353 / Comments are off for this post

Usar sosa cáustica como desatascador suele ser una buena opción para solucionar los problemas que tenemos con nuestras tuberías. La sosa cáustica es el nombre con el que comúnmente conocemos al hidróxido de sodio, un producto químico utilizado tanto a nivel industrial como en el ámbito doméstico. Esta sustancia química, de carácter inorgánico, está compuesta por hidrógeno, por oxígeno y por sodio. La fórmula con la que se le conoce es NaOH.

Cuando este producto químico se encuentra a temperatura ambiente, no es mas que un sólido blanco y cristalino que es apto para absorber la humedad que hay en el aire, mientras que cuando se disuelve en agua o bien se neutraliza con algún ácido, libera tal cantidad de calor que es capaz de encender materiales que son combustibles.

En cuanto a su forma, principalmente la encontramos como perlas, aunque también se puede encontrar líquida, diluida al 50 o al 25 por ciento, siendo esta última como se utiliza para sectores tan heterogéneos como la limpieza o la agricultura.

Para qué sirve la sosa caustica

La sosa caustica tiene una gran variedad de usos. En el ámbito industrial se utiliza para la fabricación de papel, y es que la sosa cáustica es la principal  responsable de la producción de la celulosa, materia prima principal con la que se elabora el papel.

El hidróxido de sodio se utiliza también en la industria de la alimentación, participando en algunas fases de preparación de los alimentos y de la comida. Algunas empresas se sirven de ella para limpiar la fruta y la verdura, para que lleguen en un estado óptimo y puedan ser distribuidos y vendidos con garantías.

La sosa cáustica para usos de limpieza es sin duda la función por la que más se conoce a este producto químico. Y es que es  bastante utilizado para la fabricación de detergentes para la lavadora y de jabones caseros. En realidad, hay multitud de productos de limpieza que contienen sosa cáustica en pequeñas dosis.

Otra de sus funciones más conocidas es la capacidad que tiene este producto de desbloquear y desatascar tuberías que se encuentran en los desagües de las cocinas y los baños. Función de la que hablaremos más adelante.

El hidróxido de sodio también forma parte de los procesos de la industria textil, ya que en la fase de acabado se aprovecha para facilitar la absorción de los tintes y para mejorar el brillo de los productos textiles.

La sosa cáustica es una de las principales herramientas de las que se sirve la industria del petróleo y el gas, ya que es fundamental para la perforación de pozos y para ejercer un control del pH que contienen los lodos y el barro.

También está presente en una gran cantidad de productos como los decapantes de pintura e incluso para productos relacionados con el cuidado del cabello como las lacas o los fijadores.

La sosa también se emplea en el proceso de elaboración de algunas variedades de oliva como la gordal o la manzanilla. Los cuales se introducen es este producto durante un tiempo. También se usa en los procesos de elaboración de otros productos como la margarina.

El hidróxido de sodio también se emplea en algún momento en la fabricación de productos tan dispares como el aluminio o la aspirina, así como en la limpieza de los tanques en los que se fermenta la cerveza.

La sosa caustica como desatascador

Como hemos mencionado anteriormente, la sosa cáustica es un producto que se utiliza de manera bastante extendida con el fin de desatascar tuberías, principalmente las que se encuentran en la cocina y el baño. Si bien su efectividad está fuera de dudas, es necesario tomar ciertas precauciones, ya que estamos hablando de un producto altamente corrosivo. Debemos recordar también que desde Enrique Desco disponemos de la mejor tecnología en cuanto a Localización de tuberías y arquetas.

En ocasiones, se forman en la tuberías una acumulación excesiva de materia orgánica e incluso materia no orgánica. Para eliminar esta indeseada acumulación, es posible utilizar la sosa cáustica para que actúe directamente contra estos restos. La efectividad de la misma se debe principalmente a la alta alcalinidad que tiene (hasta un pH>13) y a su capacidad de reacción frentes a otros compuestos.

Pero aunque introducir sosa cáustica siga siendo a día una buena idea para desatascar, hay que tener en cuenta que no todas las tuberías son aptas para soportar la sosa, por lo que debemos saber si estas son realmente resistentes a las altas temperaturas.

Es posible incluso que consigamos el efecto contrario al deseado, ya que la sosa cáustica podría ser perjudicial y dañar las tuberías si estas no son lo suficiente resistentes. De hecho, no es recomendable introducir sosa cáustica en algunas tuberías de plástico de baja calidad. Y es que en contacto con el agua, la sosa puede llegar a alcanzar temperaturas excesivamente altas. Es por ello por lo que antes de usar la sosa es necesario estar completamente seguro de que las tuberías son lo suficientemente resistentes.

Para el caso de que estemos completamente seguros de que nuestras tuberías son resistentes, podemos utilizar la sosa cáustica pero siempre con precaución. Hay que tener en cuenta que la sosa cáustica puede llegar a irritar en exceso las vías respiratorias, la nariz o la garganta. También puede provocar quemaduras graves y puede llegar a ocasionar la muerte en el caso de que se produzca una ingesta desmesurada.

Paradójicamente, este producto tan corrosivo, no presenta ningún gran peligro para la naturaleza, puesto que la reacción con otro tipo de sustancias convierte a la sosa en una sustancia totalmente inocua.

En cuanto a cómo se utiliza este producto, es necesario, antes que nada, protegernos las manos con guantes. Posteriormente, vertemos en el desagüe un puñado de sosa seguido de un vaso de agua hirviendo, intentando no salpicar. Finalmente, dejamos reposar 15 minutos para comprobar los efectos.

Como eliminar sosa cáustica de una tubería

Aunque la sosa cáustica es un buen remedio para desatascar las tuberías, en ciertas ocasiones puede ocurrir que el problema se agrave como consecuencia del uso inadecuado de este producto químico. A veces es necesario saber como eliminar los restos de soda cáustica que nosotros mismos hemos introducido en las tuberías.

Puede que hayamos introducido la sosa cáustica de una manera incorrecta. Al ser una sustancia realmente potente, es posible que haya dañado incluso las paredes de las tuberías. Por ejemplo, en el caso de las tuberías de aluminio, si la sosa se deja en contacto con las mismas durante más de una hora, es más que probable que las tuberías acaben dañadas gravemente.

Con ello no queremos desaconsejar el uso de este producto, puesto que ya hemos comentado anteriormente que es sin duda el mejor producto para desatascar tuberías, siempre y cuando la utilicemos correctamente y en su justa medida. Sin embargo, es totalmente posible que exista un atasco en una tubería por sosa cáustica.

Puede ocurrir que al utilizar una dosis excesiva de sosa cáustica, esta llegue a cristalizarse y solidificarse en el interior de las tuberías, aumentando y agravando por tanto el tapón que ya existía anteriormente. Además, también produciremos un mayor estancamiento del agua que irremediablemente estaremos obligados a liberar.

Para eliminar la sosa cáustica, os proponemos algunos consejos que os servirán de gran ayuda. No vale cualquier remedio que encontréis por Internet, lo mejor es siempre seguir las recomendaciones de los expertos. Desaconsejamos la utilización por ejemplo de algunos remedios caseros para destascar con sosa y vinagre cojuntamente.

El agua hirviendo puede ser un buen remedio si lo que queremos es eliminar los restos del jabón o grasas o cualquier otra cosa que se haya estancado, incluso es un buen aliado también para eliminar la sosa cáustica que se ha quedado estancada en la tubería. La sosa cáustica es soluble en grandes cantidades de agua, por lo que es posible que tengamos que estar mucho tiempo y gastar grandes cantidades de agua si lo que querremos es eliminar la sosa cáustica.

En cuanto el procedimiento a seguir es el siguiente; una vez hemos hervido el agua, la ponemos en un recipiente lo suficientemente grande como para  que podamos protegernos. Un cubo sería un recipiente idóneo. A continuación vertemos el agua directamente en la tubería, de esta manera es muy probable que consigamos disolver la sosa cáustica. Si el asunto es demasiado grave, estaremos obligados a utilizar más cantidad de agua.

Otro remedio que puede ser bastante eficaz es el salfuman. Este potente químico es capaz de disolver la sosa cáustica, siempre y cuando la diluyamos en agua y en la cantidad idónea. Se trata de una sustancia realmente útil, aunque también nos exija tomar ciertas precauciones.

Debido a que el salfuman no puede tener contacto directo con la sosa cáustica, debemos utilizarlo de una manera bastante estricta, tomando unas precauciones muy exigentes, puesto que esa mezcla entre sosa y salfuman puede llegar a crear un vapor muy toxico. Hay que utilizar guantes y mascarillas, así como cubrirse el rostro, y abrir las ventanas y puertas para que el aire circule.

Puedes verter un chorro directo de salfuman y salir de la zona, mientras preparas una mezcla de agua común y salfuman (a partes iguales). Luego, tienes que verter esta mezcla en la cañería después de un tiempo de espera, y posteriormente dejar reposar media hora. Pasado este momento, vierte agua hirviendo y el problema se solucionará.

También existen otras sustancias que han sido específicamente creadas para este tipo de problemas y que se encuentran el cualquier supermercado o tienda de limpieza. Una de esas sustancias es el ácido sulfúrico, que podemos utilizar siempre y cuando los anteriores consejos no hayan funcionado.

Finalmente, también existen algunos elementos mecánicos que pueden servirnos de ayuda, y que combinándolos con productos químicos pueden solucionarnos el problema. Es el caso de la serpiente de drenaje eléctrica es un aparato realmente eficaz.

Tags: